CONOCE A ZACH

Como padre, esposo y líder forjado en batalla, Zach Iscol sabe cómo liderar una crisis. Está listo para llevar su experiencia de vida a la reconstrucción de la ciudad de Nueva York y llevar nuestro gobierno municipal al siglo XXI. Ya sea por la forma en que patrullamos nuestras calles, educamos a nuestros hijos, recolectamos nuestra basura, nos movemos por la ciudad o cualquiera de los muchos otros problemas que enfrenta Nueva York, la realidad es clara: nuestra ciudad necesita eficiencia, integridad y, sobre todo, responsabilidad.

Zach’s life has been dedicated to public service and stepping up to the plate when his community needed him most. New York needs a proven leader who won’t let a crisis become an excuse for wasteful spending or missed objectives. As an Iraq war veteran, Zach knows how to lead under pressure. As a nonprofit leader and entrepreneur, he knows how to meet a payroll and make every penny count. And as New York reels from a crisis of public trust, from policing to City Hall, Zach has created a culture of accountability when lives were very much at stake.

Despite graduating from Cornell, his first formative lessons in crisis leadership came while serving as a Marine in some of the most contentious parts of Iraq. However, Zach believed that his duty extended beyond just those in his platoon.

Por eso, después de regresar a casa, Zach pudo ver cómo una crisis de salud mental aumentaba entre sus antiguos compañeros de batalla y en su comunidad. Vio a más de sus compañeros Marines perder la vida al suicidio que a causa de combate en la guerra. Zach estaba convencido de que el acceso a una atención de salud mental asequible y de calidad era una necesidad insatisfecha de sus compañeros. Por esta razón, consultó con veteranos y expertos en salud mental y cofundó el Proyecto Headstrong, una organización sin fines de lucro de salud mental que brinda atención de salud mental gratuita y de alta calidad. Ya que su misión era dar algo gratis, especialmente algo como atención de salud mental que puede ser un asunto de vida o muerte, aprendió a estirar el valor de un dólar más de lo que jamás imaginó fuera posible.

Sin embargo, sabía que las necesidades no se detenían allí. Zach también fundó Hirepurpose, una plataforma tecnológica y de contratación que ha ayudado a cuantiosos veteranos y familias Gold Star a encontrar empleo. Además, creó el Task & Purpose, un medio digital dedicado a investigar problemas en las comunidades militares y de veteranos, desde el acoso sexual en las filas hasta V.A. deficiencias en la ciudad de Nueva York.

Más recientemente, cuando la crisis de COVID azotó la ciudad de Nueva York, Zach se vio en la obligación de ayudar. Fue al Centro Médico Javits como voluntario y, en solo 48 horas, se le pidió que asumiera el cargo de subdirector. Allí, trabajó con enfermeras y médicos, y coordinó 16 agencias federales, estatales y municipales para que el centro pasara de tratar cero pacientes con COVID a casi 1.100.

Estas experiencias, y lo que ha aprendido de ellas, hacen que Zach esté especialmente calificado para el papel de contralor: está listo para escuchar, empoderar a los neoyorquinos que luchan contra una multitud de crisis y restaurar su fe en la forma en que la Ciudad gastará los dólares provenientes de los impuestos que tanto les ha costado ganar. Zach está preparado para liderar y ser el responsable de encontrar soluciones a los desafíos económicos y de salud pública de la Ciudad de Nueva York, y al mismo tiempo, abordar nuestros déficits fiscales. Nunca antes se había dado el lujo de tener que elegir entre los resultados y balancear un presupuesto, y tampoco planea desarrollar ese hábito.

Zach ha trabajado para poner en práctica sus valores, sacrificándose personalmente por su país y su comunidad. Su familia está arraigada en la tradición de servir a la ciudad de Nueva York y trabajar por el bien público, desde su abuelo, que trabajaba para el Departamento de Saneamiento, hasta su madre, que fue una de las pocas maestras blancas que acompañó y se mantuvo al lado de sus colegas negros durante la Huelga de los Maestros del 1968.

Por encima de todo, Zach está corriendo por un cargo público como progresista y como padre de cuatro niños pequeños que cree que todos los niños criados en la ciudad de Nueva York deben estar rodeados de oportunidades y múltiples vías para el éxito, no de desigualdad y crisis. Él sabe que la salud, la seguridad, la educación y el acceso a oportunidades en los cinco condados no deben estar determinados por el código postal o debido a las faltas del liderazgo de la ciudad.

Zach vive en el centro de Manhattan con su esposa, Meredith, sus cuatro hijos y tres perros de rescate.

ES